Como utilizar la cascara de mandarina para curar enfermedades

mandarina

Las cáscaras de las frutas tienen muchas vitaminas y proteínas y aunque algunas de ellas no son comestibles podemos usarlas de otra manera para aprovechar sus beneficios, por ejemplo, la mandarina tiene muchas propiedades por su alto contenido de vitamina C además resulta ser muy refrescante y puede combatir muchas enfermedades.

La mandarina combate las malas digestiones, las náuseas y es de un sabor y olor muy agradable, los usos de su concha pueden ser muy valiosos, en la medicina Oriental sus propiedades curativas eran muy apreciadas porque curaba problemas de tos severa entre muchas otras cosas.

En este artículo vas a aprender más acerca de este fruto y su cáscara, espero que aprendas a usarlo y que tomes en cuenta los consejos que te vamos a dar, pues son 7 formas de sacarle provecho a las conchas de las mandarinas, sabemos que después de leer este artículo no volverás a botar esta piel.

Recuerda que si te sirve de algo este post y te ha gustado puedes compartirlo con los demás en tus redes sociales, danos manito arriba y coméntanos qué opinas, nos gusta saber que nos lees y que recomiendas nuestros consejos porque te ayudan a resolver problemas de belleza, salud y muchas cosas más.

¿CÓMO USAR LA CÁSCARA DE LA MANDARINA?

La cáscara de la mandarina es usada para combatir los problemas digestivos, puedes aprovecharla secando la piel y volviéndola polvo en un molinillo, ahora solo queda añadir una cucharadita de este polvo a los platos o bebidas que consumes y verás que se acabarán los problemas de flatulencias, intestinales y estomacales.

La cáscara de la mandarina sirve para aliviar la tos seca, mezcla dos cucharadas de ese polvo con una taza de aguardiente deja que se macere por una semana y cuela, toma 20 gotas de este remedio disueltas en agua, rápidamente la tos se irá calmando.

También sirve para curar la bronquitis, toma una taza de este polvo de cáscara de mandarina agrega dos cucharadas de miel, agrega el zumo de un limón, y bebe tibio.

Toma un puñado de cáscara de mandarina y quémala, solo debes inhalar los vapores por 10 minutos, para los hongos de los pies, frota las zonas afectadas con el polvo de mandarina y en poco tiempo se habrán ido los hongos.