Esta chica le pide el divorcio luego de ver esta fotografía

Sara comenzó a sospechar que su esposo estaba haciendo algo a sus espaldas y comenzó a buscar cualquier prueba posible para incriminar a Mark.

Finalmente encuentra una fotografía que responde a todas sus dudas, y, ante tan increíble situación, pide el divorcio inmediatamente.

Sara encontró el papel donde estaba anotada la contraseña de la computadora personal de Mark, en un momento donde él no estaba.

Se sintió mal haciéndolo, pero no había otra opción. Debía haber algo incriminatorio allí. Luego de efectuar una búsqueda en el ordenador, la mujer encuentra una carpeta sospechosa. Antes de abrirla, respiró profundamente intentando prepararse para lo que encontraría.

Quedó shockeada y especialmente confundida. No se esperaba encontrar algo así. Una de las fotografías que encontró hizo que comenzaran a caer las lágrimas instantáneamente. Jamás se había imaginado que el Mark que conocía pudiera hacer algo así.

Ellos tenían una familia estadounidense modelo, con un hijo y una hija. Aunque, en el pasado, la familia no era tan normal. Muchas cosas ocurrieron tras bambalinas.

Mark y Sara comenzaron a salir a los 15 años, por lo que se conocen demasiado bien. Crecieron juntos en todos los sentidos. Su primer encuentro fue en un lugar de reunión para adolescentes, donde se realizaban fiestas clandestinas y era extremadamente popular en la ciudad.

Sara asistió con una amiga y algunas otras personas. Mark se comportaba de manera antisocial, y estuvo fuera del edificio casi toda la noche. Algunos de los que estaban ahí apuntaron que Mark no tenía otro lugar donde ir, pues ese almacén donde se hacían las fiestas era su refugio.

MUJER PIDE EL DIVORCIO AL OBSERVAR UNA FOTO

Sara comenzó a sospechar que su esposo estaba haciendo algo a sus espaldas y comenzó a buscar cualquier prueba posible para incriminar a Mark.

Finalmente encuentra una fotografía que responde a todas sus dudas, y, ante tan increíble situación, pide el divorcio inmediatamente.

Sara encontró el papel donde estaba anotada la contraseña de la computadora personal de Mark, en un momento donde él no estaba.

Se sintió mal haciéndolo, pero no había otra opción. Debía haber algo incriminatorio allí. Luego de efectuar una búsqueda en el ordenador, la mujer encuentra una carpeta sospechosa. Antes de abrirla, respiró profundamente intentando prepararse para lo que encontraría.

Quedó shockeada y especialmente confundida. No se esperaba encontrar algo así. Una de las fotografías que encontró hizo que comenzaran a caer las lágrimas instantáneamente. Jamás se había imaginado que el Mark que conocía pudiera hacer algo así.

Ellos tenían una familia estadounidense modelo, con un hijo y una hija. Aunque, en el pasado, la familia no era tan normal. Muchas cosas ocurrieron tras bambalinas.

Mark y Sara comenzaron a salir a los 15 años, por lo que se conocen demasiado bien. Crecieron juntos en todos los sentidos. Su primer encuentro fue en un lugar de reunión para adolescentes, donde se realizaban fiestas clandestinas y era extremadamente popular en la ciudad.

Sara asistió con una amiga y algunas otras personas. Mark se comportaba de manera antisocial, y estuvo fuera del edificio casi toda la noche. Algunos de los que estaban ahí apuntaron que Mark no tenía otro lugar donde ir, pues ese almacén donde se hacían las fiestas era su refugio.

Sara se interesó cada vez más por Mark, pues parecía un chico muy misterioso. Ella terminó apartando a Mark para intentar hablar a solas con él, y ver si eso lo desinhibía. El lugar era espacioso así que podían estar tranquilos.

Cuando estaban los dos juntos, rápidamente Mark comenzó a hablar con ella muy interesado. Conversaron largo tiempo. Aparentemente él había ido a esa ciudad sin intención de regresar a su hogar, pero nunca quiso decir cuál era la razón. Sara no hizo preguntas.

Al llegar a casa, Sara se quedó con Mark en la cabeza. Quiso seguir viéndolo y lo hizo, hasta que terminaron enamorados e inmersos en una relación prácticamente perfecta.

Pronto Sara presentó a Mark en su casa, donde los suegros lo acogieron muy bien porque era educado. Los padres de Sara lo dejaron vivir en su casa, para que no pasara miserias en aquel almacén. Él comenzó a trabajar y estudiar fotografía.

Eso mismo fue lo que Sara encontró, una foto de su esposo con otra familia. Rápidamente se angustió y decidió divorciarse al instante. Preparó las maletas y aguardó que su esposo llegara para decirle todo lo que pensaba.

Sin embargo, Sara jamás esperó la explicación que Mark daría. Él no estaba siendo infiel ni tenía otra familia, esa fotografía era de su hermano gemelo. Resulta que Mark había abandonado su hogar porque sus padres estaban metidos en cosas ilegales, dejando atrás también a su hermano gemelo.

Más adelante volvió a entrar en contacto con él y lo ayudó económicamente, volvieron a entablar relación. Sara no creyó la historia en un principio, pero, al ver la fotografía detenidamente, se percató de que al hombre que pensaba era su esposo, le faltaba uno de sus dedos. Este detalle en la mano había pasado desapercibido hasta el momento.

La historia finalmente tuvo un final feliz, pues Mark amaba a Sara de todo corazón y jamás la engañaría.