Esta mujer tenia 41 semanas de embarazo; al momento del parto los médicos quedaron asombrados…

La vida del ser humano no deja de sorprender. Cada vez más cosas extrañas nos ocurren. Aun cuando pensamos que tenemos todo bajo control, viene algo y nos cambia el rumbo.  Tal como dice el refrán ¨el hombre propone y Dios dispone¨. Bueno en este caso se trata de un caso muy curioso que le ocurrió a una madre embarazada.

La madre estaba en la dulce espera y ya con 41 semanas de embarazo acudió al doctor. Cuán grande fue la sorpresa cuando descubrió que él bebe a punto de nacer no se encontraba en el útero materno. Estaba en la cavidad torácica, es decir un embarazo ectópico, el mismo es considerado de alto riesgo y cuando es descubierto la opción principal es terminarlo para no poner la madre en peligro.

Esto sucede porque el óvulo fecundado se adhiere a otra parte del cuerpo; como las trompas de Falopio. Sin embargo, en este caso el embrión se implantó en la cavidad abdominal. Esto es algo muy improbable; y en especial que el bebé sobreviva.

Este caso ha dejado a muchos médicos estupefactos ya que la criatura pudo desarrollarse sin problemas, y lleno la vida de la madre de felicidad, aunque luego de su nacimiento tuvo que pasar dos horas en cirugía para extraerle la placenta.

Los embarazos abdominales no son muy comunes y casi ninguno llega a su término. Este caso fue considerado todo un milagro.  La criatura fue una niña a la cual llamaron Verónika que significa victoriosa. Pesó  4.1 kilos y midió 56 centímetros.

Esta es una historia que vale la pena compartir.